Rechazamos el acaparamiento urbano en Buenos Aires

Desde Amigos de la Tierra Argentina – Tierra nativa,  repudiamos este proyecto  por viciado, antidemocrático, corrupto, impune, ilegal, ilegítimo, injusto, y por supuesto ecocida e insalubre.  El proyecto “Costa Urbana” (ex “Solares de Santa María”) perpetúa las peores prácticas corporativas, no es desarrollo, tampoco es progreso. Le llaman poner en valor… pero ya conocemos cómo ponen en valor las desarrolladoras inmobiliarias de countries  a los humedales. 

Este proyecto ha estado al acecho desde hace décadas. Los especuladores no descansan, pero la naturaleza tampoco. Y mientras esperaban la oportunidad de modificar la normativa a su conveniencia, la propia naturaleza puso en valor el predio y le dio un humedal. Hoy nos encontramos ante un escenario muy similar a lo acaecido en las décadas de los 80 y 90 con la reserva ecológica costanera Sur, vecina inmediata de este predio.

Nuestra organización fue una de las  promotoras de la creación de la Reserva, ese espacio verde que hoy nos enorgullece. La Reserva, que sufrió impactos y desmanejos durante años, mientras era incendiada una y otra vez. El récord se dio en 1992, mientras a su lado crecía el ambicioso proyecto de Puerto Madero. Misteriosamente, dejó de incendiarse cuándo se estableció definitivamente como una vista al río para las torres de ese barrio.  Hoy el espacio es disfrutado y defendido por miles de personas, resultando su función  fundamental, e incluso muchas veces superando la capacidad de carga de visitantes los fines de semana, dada la falta de espacios verdes en Buenos Aires y el área metropolitana, que hacen a una afluencia de público de gran magnitud.

El escenario de hoy es tan antagónico como en ese entonces. Por un lado la iniciativa privada de avanzar sobre tierras públicas, por otro lado los espacios verdes públicos para las mayorías, que hoy se encuentran ante una crisis habitacional y de hacinamiento fomentada también por la especulación inmobiliaria. Entonces: Por un lado la especulación corporativa, por otro lado los bienes comunes y los derechos  de todos y todas.

Podríamos hacer una comparativa entre estos dos modelos de gestión de la ribera del Río de la Plata.

El modelo público y de bienes comunes, que representa hoy la reserva ecológica con 360 hectáreas de uso 100% público, el pulmón verde de la ciudad, parte del corredor Verde del Río de la plata, un espacio democrático de libre circulación para miles de personas, legitimado por la comunidad, responsable de sus acciones, beneficioso para la salud de sus visitantes y la población general, un espacio que con su sola visita educa en la naturaleza y en la convivencia.

El modelo privatizado, con 70 hectáreas de las cuales solo se destinará un porcentaje menor al uso público, sin naturaleza real, un espacio de creación antidemocrática qué beneficia solo a una minoría, ilegítimo, ya que no cuenta con la aprobación de esta audiencia pública, ilegal, ya que incumple la Ley, irresponsable en sus impactos y que ejemplifica en su visita en la mercantilización de la tierra y de la naturaleza.

Desde nuestra organización celebramos la gran cantidad de voces en esta audiencia y animamos a les participantes, a seguir marcando el camino de una democracia participativa. Solo nos resta lamentablemente, que nuestras voces sean realmente escuchadas. En el imperio del mercado resistimos. Cuenten señoras y señores legisladores, con el repudio social a este proyecto y sus nefastas consecuencias. 

-El presente texto fue presentado en la Audiencia pública por el Expediente 1831-J-2021 de la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, el día 29 de octubre de 2021-

Amigxs de la Tierra Argentina, ahora se llama Tierra Nativa

El pasado 1 de agosto, en el marco del Día de la Pachamama, un día que nos invita a repensar nuestras identidades y la necesidad de construir un buen vivir, anunciamos nuestro nuevo nombre: Amigxs de la Tierra Argentina, ahora se llama TIERRA NATIVA.

La necesidad de repensarnos y construir una nueva manera de nombrarnos esta estrechamente vinculada a los procesos feministas y socioambientales que nos interpelan y nos motivan a transformarnos.

Amigos de la Tierra Argentina, ahora Tierra Nativa, es una organización socioambiental con una presencia de 30 años. Formamos parte de la Federación Internacional Amigos de la Tierra (FOEI) que nuclea y hermana las luchas de 73 países de 5 continentes y de Amigos de La Tierra América Latina y el Caribe, desde donde apostamos a la integración regional y a la solidaridad internacionalista. 

Nuestro trabajo está atravesado por la lucha feminista desde donde construimos en diferentes areas: Agua, Bosques y Biodiversidad, Soberanía Alimentaria, Justicia económica, Justicia Climática y Justicia económica.


En Tierra Nativa apostamos a la construcción colectiva e interdisciplinaria. Trabajamos por la justicia social, económica, de género y ambiental. Tejemos redes para construir una comunidad organizada y más justa.

 

21 de marzo: Día Internacional de los Bosques. Es hora de cambios estructurales.

En 2012, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el 21 de marzo como Día Internacional de los Bosques, siendo 2013 el primer año en celebrarlo oficialmente.

Esto a la luz de la acelerada perdida de bosques en todo el mundo. La organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura ha determino que desde 1990 se han perdido 420 millones de hectáreas de bosque en todo el mundo. Una superficie cercana al doble del territorio continental de la Argentina.

Entre los 10 países que más han destruido sus bosques en este periodo se encuentra la Argentina. Aunque los desmontes han sido intensos durante casi todo el siglo 20, en su última década y en las primeras del siglo XXI, la trasformación de bosques en cultivos y pasturas se aceleró.

El paquete tecnológico, integrado por cultivos transgénicos (principalmente soja) agrotóxicos, y una mayor tecnificación basada en combustibles fósiles, ha protagonizado este proceso de perdida de bosques.

Luego de un fuerte activismo socio ambiental, protagonizado por las organizaciones campesinas e indígenas, se sancionaron las leyes de Bosques (N⁰26331) y de territorios indígenas (N⁰26160). Si bien ambas muy importantes para poner coto a el acaparamiento y destrucción intensiva por parte de sector agroindustrial, han sido totalmente insuficientes para asegurar la continuidad de las grandes masas de bosques nativos y los derechos de los pueblos que en el viven.

Luego de 15 años de recorrido de ambas leyes, el paradigma debe cambiar. Una década y media es tiempo suficiente para obtener lecciones importantes. Desde Amigos de la Tierra entendemos que es momento de prohibir totalmente los desmontes y dar carácter permanente a las salvaguardas temporales declaradas en la ley 26160 para los territorios indígenas.

Debemos pasar de un enfoque de discusión del ordenamiento territorial que pretende establecer la convivencia del modelo extractivista con áreas de conservación, a uno basado en objetivos de transición hacia la agroecología de los establecimientos dedicados a monocultivos, a la vez que se priorizan zonas de restauración y se fortalece la gestión comunitaria de los bosques de las comunidades indígenas y campesinas.

Los impactos sociales de la perdida de los servicios ecosistémicos que los bosques brindan, están a la vista de toda la sociedad; sequias e inundaciones más frecuentes e intensas, pandemias, desplazamientos de poblaciones humanas, perdida de productos forestales no madereros y posibilidades de desarrollo a escala local.

Es hora de asegurar los derechos de quien habitan en los bosques y salvaguardar los servicios ecosistémicos que los bosques brindan a toda la sociedad, es hora de parar totalmente los desmontes, fortalecer la gestión comunitaria y comenzar la restauración de los bosques destruidos y degradados.

Es hora de cambios estructurales para salvar los bosques nativos de la Argentina.